Consejos para matrimonios que quieren adoptar

No hay que sentir incomodidad, pena, arrepentimiento o vergüenza de la adopción, solamente hay que sentir amor.

La adopción es una obra de amor que no se queda en el plano legal y es necesario tener en cuenta que el orden legal es necesario para una vida en familia saludable y estable para los padres adoptivos y para sus hijos.  Los padres evitan hablar con sus hijos del tema de la adopción, la historia anterior de sus hijos desea en la mayor parte de los casos borrarla o en el mejor de los casos obviarla.

En el ejercicio de la nueva paternidad el sentido común debe de prevalecer, sin dobleces con sencillez la que una actitud de normalidad nos brinda, así no tendrá que sentir intranquilidad.

¡El pasado social, biológico y genético existe! Tendrá que recorrer al pasado en algunos momentos de la vida de sus hijos adoptivos, ejercítese con naturalidad dejando de evitarlo es el principio básico.

Cuando se adoptan niños grandes su historia anterior será más larga y significativa para ellos, entendiendo que significativa no siempre quiere decir fácil de digerir emocionalmente, así que a vivirla juntos y con naturalidad entendiendo que ambos cargarán esa mochila de emociones, hechos y circunstancias.

Cómo confesar a un hijo que es adoptado

Esta es una manera apropiada de comunicarle a tu hijo que es adoptado: “naciste de tu madre biológica, ella te dio a luz. Pero no podía hacerse cargo de ti, ella quería que vivieras con personas que te amarán y cuidarán. Nosotros somos la familia que tuvo esa suerte y viniste a vivir con nosotros”.

Palabras de afirmación para un hijo adoptado

Seguridad: Nosotros somos tus padres y eres nuestro hijo ésta es tu casa. Pertenencia: Todos juntos hacemos la familia que tenemos, ni más ni menos.

Ideas claras: Cuando deseen conocer o saber acerca de sus padres biológicos.  Enfatice en: Yo te responderé lo mejor posible.

Estabilidad: Desde que te adopté eres mi hijo y no te daremos a otra familia, nosotros somos tu familia hoy, mañana y siempre así que a vivir juntos lo que nos venga.

En momentos de enojo: alguna vez su hijo podría expresar que nunca hubiera deseado llegar a su familia y enojado probablemente lo siente, recuerde el principio de la adopción es opcional y puede ser que el sienta que pudo arrepentirse o participar en la elección de su destino, no se enganche.   Responda: “Bueno, yo te amo, y siempre estaré feliz de que hayas llegado a ser mi hijo, ésta es tu familia y tu hogar”.

No hay que sentir incomodidad, pena, arrepentimiento o vergüenza de la adopción, solamente hay que sentir amor.

Clara de Rodríguez